Cómo pelar y cocinar alcachofas frescas

28 Febrero, 2016por 1 Comentario

IMG_5166

Siguiendo una regla no escrita Y de forma inversamente propocional, a medida que mis visitas en el blog suben (gracias a vosotros), las invitaciones a cenar o comer a casa de amigos, conocidos, compañeros de trabajo y familiares descienden, siendo ya casi inexistentes bajo la excusa de “qué voy a cocinar conmigo de comensal, qué presión! mejor lo haces tú…”

Pues no, queridas y queridos, damas y caballeros, me temo que estáis equivocados conmigo, soy mucho más sencilla en gustos culinarios de los que os podríais imaginar. De muestra os dejo lo que más me gusta en el mundo mundial de la alimentación, las alcachofas.

Pocos alimentos son más generosos en propiedades que mis queridas alcachofas. Son depurativas, reducen el colesterol y la retención de líquidos y además tienen mucha fribra. Son buenas aliadas en las dietas de adelgazamiento y contra la diabetes. Son por ello, una verdadera botica que nos proporciona la madre naturaleza.

Hay cierto miedo de preparar alcachofas en casa. Creo que el paso de pelarlas es lo que da respeto y realmente es una tontería, ya que se pelan en un momento y su preparación puede ser tan secilla como cocerlas o freirlas directamente. A partir de ahí, las podéis incorporar en miles de recetas con éxito seguro!

Sin más dilación vamos a aprovechar que estamos en epoca de alcachofas para ver cómo se preparan un 4 fáciles pasos.

IMG_5172

Cómo pelar y cocinar alcachofas frescas

Cómo pelarlas

  • Lo primero que debemos hacer es pelar las alcachofas. Esto se hace quitando las hojas duras hasta llegar a obtener el corazón de la alcachofa.
  • Se corta el rabo, que podréis pelar y usar por ejemplo para una crema de alcachofas.
  • Rápidamente, ya que se oxidan en escasos minutos, quitamos las hojas duras hasta dar con el corazón. Os daréis cuénta de qué hojas hay que quitar porque la textura se va haciendo cada vez más suave.
  • Cortamos la punta que es un poco dura y ya nos quedamos con el corazón.
  • El corazón tiene una especie de pelusilla justo en el centro. Hay mucha gente que se la quita, eso va a gustos.

Cómo cocinarlas fácilmente

Fritas

  • Cortáis las alcachofas recién peladas (en dos trozos, o bien en rodajas) y las echáis directamente a la sartén con abundante aceite caliente. También podéis echarles un poco de harina antes de freírlas.
  • Una vez doradas, las sacáis del aceite y las dejáis sobre un papel de cocina absorvente. Echáis sal al gusto y a comer!

Cocidas

  • Preparáis un recipiente con agua fría y zumo de medio limón.
  • A medidas que váis obteniendo los corazones de las alcachofas, las echáis en el recipiente con agua para que no se oxiden.
  • Las cocéis en agua y sal durante unos minutos, hasta que las pinchéis y estén tiernas.

Plancha

  • Una vez cocidas como os indico, les quitáis el agua sobrante que habrán absorbido y les dáis un toque de planta muy caliente, sólo para que cojan color y textura en las hojas de fuera, están de muerte.

IMG_5200

IMG_5201

IMG_5203

IMG_5205

IMG_5209

Trucos

  • No olvidéis trabajar con rapidez porque las alcachofas se oxidan con mucha facilidad.
  • Las alcachofas, como todo, cuanto de mejor calidad, mejor resultados.
  • Si dudáis, quitar más hojas de las que penséis, aquí más es más.
  • En el ABC de Sevilla online nos dan 10 deliciosas recetas con alcachofas de temporada, disfrutadlas!
Print Friendly

Archivado en: comosehacedietaverduras Etiquetas:

Comentarios (1)

Trackback URL | RSS Feed Comentarios

  1. cristina dice:

    me encantan las alcachofas¡¡ es un rollo pelarlas ya que te quedan las manos echas un asco pero luego son tan ricas¡¡¡.
    para mi frits son una delicia.
    besos crisylaura.

Dejar un comentario