Empanada de moscancia, nueces y compota de pera y naranja. Receta paso a paso

Hacía 10 años que no venía a Asturias por una estancia de más 5 días en verano. Para mis vacaciones siempre buscaba lugares exóticos para viajar y conocer mundo… y después de tanto viaje, me he dado cuenta de que el verdadero paraíso lo tengo en casa. Estoy disfrutando como si fuera la primera vez que viniera a esta tierrina tan bella y tan cargada de recuerdos. Me quedo asombrada con sus maravillosos paisajes, con el encanto de sus pequeños pueblos tan bien cuidados y de sus playas, que parecen terrazas salientes de la montaña hacia el mar.

La moscancia, es originaria de Noreña y dice la leyenda que se distribuía en la época de la postguerra a través del tren carbonero por toda la zona de la cuenca Minera. Respecto a sus ingredientes, yo prefiero hacer como con la casquería, un acto de fé y obviarlos, sólo saborearlos. Sí os puedo decir que su aspecto es como el de una morcilla matachana, de las que se quita al piel, de textura blandita. Su sabor es menos intenso que la típica morcilla asturiana de la fabada y además tiene con un toque picante muy suave.

Pensando en qué hacer con los productos se me ocurrió la receta de empanada de moscancia, nueces y compota de pera y naranja, esta mezcla de sabores cítricos con la  moscancia y frutos secos ha resultado ser una verdadera delicia gourmet.

Quiero hablaros también, aunque no esté en la receta, del pantrucu, que es la morcilla típica de Ribadesella. Es una morcilla más seca, se envuelve en hojas de berza que se retiran a la hora de su preparación. La forma más habitual de cocinar el pantrucu es cortarlo en rodajas de 1 cm de grosor y freírlas en abundante aceita de oliva.

A por la receta!
 Pantrucu, morcilla típica de Ribadesella

Empanada de moscancia, nueces y compota de pera y naranja

Ingredientes para 12 personas

Para la masa
600 g de harina de repostería
180 g de vino blanco
180 g de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de sal
1 huevo para pintar la superficie de la empanada
Para el relleno
1 cebolleta grande
2 morcillas moscancia
4 ó 5 peras conferencia maduras
1 naranja de zumo
1 caña de canela
2 cucharadas soperas de azúcar moreno
12 nueces
Aceite de oliva
1 cucharada de mantequilla

Preparación

  1. En una superficie lisa, mezclamos la sal con la harina y hacemos un volcán. Añadimos poco a poco el aceite y el vino amansando todos los ingrediente durante 5 minutos, hasta tener una mezcla compacta. Envolvemos en un plástico film y dejamos reposar durante una hora.
  2. Pelamos la peras, les quitamos el corazón y las troceamos en porciones pequeñas. En una sartén ponemos las peras y las sofreímos unos minutos con una cucharada de mantequilla.
  3. Añadimos el zumo de la naranja y la caña de canela. Lo dejamos 30 minutos o hasta que el líquido se haya reducido a la mitad y las peras estén tiernas.
  4. Añadimos 2 cucharadas de azúcar moreno a la compota y dejamos 5 minutos más a fuego medio.
  5. Retiramos la caña de canela y reservamos la compota.
  6. Troceamos muy finamente la cebolleta y la ponemos en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que esté pochada.
  7. Añadimos las morcillas troceadas y sin piel, hasta que la morcilla esté bien cocinada, que será cuando comience a soltar grasilla. Dicha grasilla, deberá ser retirada cuando enfríe la masa y quede en la superficie, para que el relleno no resulte muy pesado.
  8. Vertemos la morcilla en la sartén de la compota y revolvemos para que se unifique bien la mezcla.
  9. Pelamos las nueces y las partimos en trozos del tamaño de una grano de café y las añadimos al relleno.
  10. Montamos la empanada: Dividimos la masa en dos partes.
  11. Engrasamos una superficie y extendemos una parte de la masa con un rodillo, haciendo una lámina fina que nos servirá de base. La colocamos en el molde, el cual habremos untado previamente con aceite para que no se pegue la masa. Ponemos sobre la base una capa de relleno de dos centímetros de grosor aproximadamente.
  12. Con el otro trozo de masa, hacemos otra lámina fina que nos servirá de tapa, con la forma del molde que vayamos a utilizar.
  13. Quitamos la masa sobrante y unimos los bordes de ambas láminas de masa. Para que quede un cierre más seguro, ponemos una tira fina de la masa sobrante al rededor del molde, encima de donde unimos la base y la tapa.
  14. Hacemos un agujero en la tapa que nos servirá de chimenea, o pinchamos con un tenedor haciendo pequeños agujeros. Pintamos con huevo batido la superficie.
  15. Precalentamos el horno a 200ºC y horneamos durante 30 minutos. Sacamos del horno la empanada, quitamos el molde y dejamos enfriar sobre una rejilla. 

Trucos para una empanada perfecta

  • Para esta empanada usé unos moldes pequeños e hice 3 unidades de unas 4 raciones aproximadamente cada una. Con la misma cantidad podéis hacer una empanada grande, bien en un molde o sin él, montándola directamente sobre un papel de horno.
  • Podéis usar cualquier otro tipo de morcilla, siempre que sea una morcilla cruda y con textura cremosa, por ejemplo la morcilla asturiana de la fabada o la morcilla matachana típica de Léon le van muy bien a este plato.
  • Si no os gustan las peras, las podéis sustituir por manzanas. Al igual que las nueces que pueden ser reemplazadas por piñones, hacedla a gusto del consumidor.
  • Si hacer toda la receta os parece demasiado largo, comprad la masa ya hecha, suelen dar buen resultado.
  

Cómo montar la empanada con la masa y el relleno
 

Print Friendly

Archivado en: empanadamasasaladarecetasmíasSaladas Etiquetas:

Comentarios (23)

Trackback URL | RSS Feed Comentarios

  1. Marga dice:

    Noelia, tu empanada tiene que estar exquisita, por cierto ayer estuve en Carrales (Caravia) y tomamos de aperitivo pantruco, estaba buenísimo, bssss

  2. una empanada fantastica!! no hay nada como volver a nuestros origenes…. hace unos dias hice tu receta de arroz con leche y quedo exquisito!! bicos

  3. Churretes dice:

    Noelia de mi vida…que fotos más bonitas y qué receta!!!
    Me encanta la morcilla, yo hago una empanada parecida, pero tu opción me ha seducido mucho más, la próxima vez probaré con tu receta.
    Besos.
    Raquel

  4. Aurélie dice:

    Ummm, ¡una delicia! Me encanta!
    Besos,
    Aurélie

  5. Silvia dice:

    ¿Te puedes creer que no conozco Asturias? Y me muero por hacerlo. El norte de España es precioso y algún día me lo recorreré entero.
    Preciosas fotos y estupenda receta.

    Besos.

  6. siempre probe la morcilla combinada con manzana, pero con esa compota de peras y en empanada tiene una pinta estupenda! un bersote

  7. Milita dice:

    Impresionante…. qué hago yo sin esta morcilla ahora???? Te paso mi dirección??? jejej bueno intentaré con otra, porque tiene un aspecto inmejorable…. Gracias por compartir.

  8. Etel Garcia dice:

    ¡Qué ganas tenía de ver tu publicación! Sabía por Facebook que andabas por aquí y me hacía ilusión leer alguna experiencia de tus vacaciones que, al parecer, han sido estupendas. ¡Me alegro! Extraña combinación de dulce y salado… Todos los ingredientes por separado me gustan, así que ahora le pasaré la receta a mi madre que a ella sí que le salen bien las empanadas. Las fotos, como siempre, muy guapas. Un besazo.

  9. Rosa dice:

    Una empanada impresionante, yo hago una parecida y está buenísima. Bss.

  10. Ayyyyyyyy conquistasteme con esta receta, ye ver una empanada y una botella sidra y vuelvome loca jeje. Como hecho de menos Astutias, en fin… yo hoy tengo un bundt cake muy apetitoso ¿Te apetece verlo? Pásate por mi blog besos

  11. Carmen dice:

    No conocía ni la morcilla moscancia ni la que es típica de tu tierra, el pantrucu, y me encantaría probarlas porque yo soy muy “morcillera” :) Y más aún si es en forma de empanada…es que también soy muy “empanadillera”, jajaja.

    La masa con vino blanco me resulta curiosísima y me da que tiene que tener un sabor espectacular. Tomo nota para la próxima que caiga en casa.

    Disfruta de tu tierra y hasta pronto :)

  12. Buf, menuda empanada que nos has preparado Noelia!
    Tiene que estar impresionante, y las fotos, una maravilla!

    Besos!

  13. Lo que daría por hincarle el diente a esta empanada! tremenda pintaba ofrece. Disfruta de las vacaciones en Asturias.
    Un besito
    Angi

  14. CHARO dice:

    una maravilla de empanada. me gusta todo, pero esa formita redonda y más alta de lo normal me ha acabado de enamorar

  15. Dezazu dice:

    Umm que delicia y que buenisima pinta tiene!!besos

  16. Qué ganas tengo de hacer la mas de empanada yo misma. Y con este relleno tiene que ser espectacular…vaya mezcla de sabores…
    En cuanto a tu tierra…he ido dos veces y me ha encantado. Estoy deseando volver.
    Un beso.

  17. ¡¡Que pinta más buena!! esto tiene que estar buenísimo como todo la gastronomía asturiana ;)

  18. Coton sucre dice:

    En la casa de mis abuelos hacían la matanza todos los veranos, así que desde pequeña aprendí a hacer chorizos y morcillas y demás, igual es por eso que la morcilla no puedo ni verla, traumas de la infancia..jajajaja. Pero vamos la empanada tiene una pinta estupenda y las fotos son geniales, como siempre!!

    Besos!!

  19. selmo dice:

    Muy interesante y original la empanada, y seguro que muy rica también, voy a intentar cocinarla.
    gracies por tu cuidadoa presentación.

  20. VIRGINIA dice:

    Me ha encantado el post Noelia.Me lo perdí esta agosto y la receta fantastica, pero aun mas me ha gustado conocer esos distintos tipos de morcilla y tu reflexión, “El paraiso lo tenemos en casa”. A mi me ha pasado eso este verano. Y es que el Norte es para mi lo mejor. Bss

    Virginia “sweet and sour”

  21. Anonymous dice:

    La moscancia no es un tipo de morcilla y tampoco es originaria de Pola de Siero. A diferencia de la morcilla es fresca, no es ahumada y su origen se encuentra en la Villa chacinera de Noreña, desde donde en los años de la posguerra, se distribuía a través del “tren carbonero”, de Gijón a Laviana. Por eso el producto se conoce y se consume en los pueblos y las zonas que abarcaba el recorrido de dicho tren. La receta de la empanada, sea de donde sea la moscancia, está espectacular.

    • Anonymous dice:

      Totalmente de acuerdo en todo. La moscancia apenas empieza a conocerse fuera de la zona que tu dices. En cambio en la cuenca del Nalón es muy frecuente verla en el cocido de garbanzos.
      Un saludo

  22. nieves dice:

    Te acabo de ver en Facebook y he venido corriendo a tu cocina. La moscancia junto con el pantrucu o emberzaos que llamaban mis padres, forman parte de los recuerdos de mi infancia. La moscancia nunca faltaba en el cocido de garbanzos de los domingos, y los emberzaos, que mis padres traían de Arriondas (lugar de nacimiento de toda mi familia), llenan mis recuerdos de sabores, aromas y ritos en la cocina. ¡¡Qué recuerdos!!. Me ha encantado tu receta y esos ingredientes tan “nuestros”.

    Un besín.

Dejar un comentario